Documentos del caso revelan que Michael Jackson no participó en fiestas de Jeffrey Epstein. Fue acusado para encubrir al resto.

Recientes documentos judiciales relacionados con el escándalo Epstein han desmentido las acusaciones de abuso infantil que rodeaban a Michael Jackson, brindando una nueva luz sobre la imagen del «Rey del Pop» tras décadas de controversias y rumores.

En un sorprendente desarrollo, los documentos judiciales revelados en Nueva York han arrojado luz sobre la inocencia de Michael Jackson en relación con las acusaciones de abuso infantil. Estos documentos ofrecen una perspectiva diferente de la figura icónica, que durante mucho tiempo ha estado envuelta en rumores y polémicas.

Michael Jackson fue involucrado en el caso Epstein después de que se hiciera pública una lista de celebridades vinculadas a acusaciones de pederastia, incluyendo al príncipe Andrés del Reino Unido y al expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton.

Contrariamente a las expectativas, el nombre de Michael Jackson no figuraba en la lista de implicados en actividades ilícitas, sino más bien en un testimonio proporcionado por Virginia Giuffre, una mujer que demandó a Epstein alegando abuso. Giuffre afirmó haber conocido a Michael Jackson, destacando que el artista no participó en actividades cuestionables.

La inocencia de Jackson se sustenta en el testimonio de Giuffre, quien señaló que cuando se le solicitó que le hiciera masajes al cantante, este se negó y no accedió a participar en las «fiestas privadas» de Epstein. La presencia de Jackson en la residencia del financiero se vincula más a reuniones sobre asuntos financieros, facilitadas por representantes legales y asesores.

Es importante señalar que no hay evidencia de que Michael Jackson visitara la isla privada de Epstein, limitándose únicamente a una visita a la residencia del financiero en Palm Beach. Además, documentos adicionales revelan que, en una de sus últimas comunicaciones, el artista expresó preocupación por ser blanco de individuos con más poder que el gobierno.

Estos detalles fueron mencionados por su hermana, Janet Jackson, en entrevistas posteriores a la muerte del artista.

«Él siempre decía: ‘me van a matar’. Yo le decía ¿quién?, pero nunca me decía quién», señaló Janet.

Es crucial recordar que Michael Jackson enfrentó una acusación por presuntos abusos a un menor en 1993, resolviendo pagar 23 millones de dólares para poner fin a la demanda. Estos nuevos documentos del caso Epstein ofrecen una perspectiva más clara sobre la relación de Jackson con el financiero y desvinculan al artista de las acusaciones recientes.

La revelación de estos documentos ha generado una reconsideración significativa en la percepción pública de Michael Jackson, ofreciendo un respiro póstumo a su legado artístico, que ha sido empañado por décadas de especulaciones y controversias.