Cómo Hacer Florecer el Romero en Casa: Consejos y Cuidados Esenciales

El romero, una de las hierbas aromáticas más preciadas en la cocina, tiene raíces profundas en nuestra tradición culinaria. Su resistencia lo convierte en un compañero ideal para el cultivo doméstico, pero saber cómo hacerlo florecer puede intensificar aún más su aroma y belleza. En este artículo, exploraremos los cuidados fundamentales necesarios para estimular una floración abundante.

Posición y Luz: El romero florece principalmente durante el invierno, y para que esto ocurra con éxito, es esencial garantizar que la planta reciba luz natural directa. Sin embargo, es importante evitar la exposición prolongada al sol directo, ya que podría dañar las hojas. Un ambiente templado es ideal, pero el romero puede resistir los cambios de temperatura, aunque reacciona ante las heladas.

Riego Adecuado: El agua es crucial para el romero, pero el exceso puede resultar dañino. Riega la planta solo cuando el suelo esté muy seco, y asegúrate de que la maceta tenga un buen drenaje para prevenir el encharcamiento de las raíces.

Poda y Trasplante: Monitoriza cuidadosamente el color de las hojas. Si comienzan a amarillear, es el momento ideal para podar. Esta práctica estimula el crecimiento y mantiene la planta saludable. Para el trasplante, opta por el inicio de la primavera, asegurando un ambiente fresco y exuberante.

Posicionamiento Estratégico: Coloca la planta cerca de una ventana que reciba luz natural, pero evita colocarla cerca de radiadores o aire acondicionado. Estos pueden afectar negativamente al crecimiento y floración del romero.